Volver   
Nota de Neo Tribune  del 12/04/2006

GENTUZA de Juan Filloy




¿Quién conoce a Juan Filloy? Yo tropecé con su obra hace poco tiempo, y
no voy a dármelas ahora de pionero ni descubridor, pero sin duda este
cordobés -que siempre se manejó en ediciones limitadas y que jamás gozó de
reconocimiento popular- merece el calificativo de escritor secreto.


Nació en 1894 y murió en 2000, o sea que vivió un rato largo. Es autor
de más de 50 obras en diversos géneros, y como si ello no bastara, ostenta
el récord mundial de palíndromos castellanos, con unas 8000 frases
capicúa.


Dividido en tres grandes capítulos (gentuza de rango, gentuza de
entrecasa y gentuza de lo peor
), el libro presenta una antología de
cuentos breves y caricaturescos protagonizados por chusma de toda laya.
Linyeras, atorrantes, empresarios parásitos, guapos de pastel, playboys
devaluados, crápulas picapleitos...


Llama la atención el estilo personalísimo de Juan Filloy, que utiliza
un lenguaje a veces extravagante pero siempre certero, con una economía
verbal que no empobrece lo escrito, sino que lo enriquece.


Los relatos de Gentuza son buenos ejemplos de la capacidad del autor
para poner en un cuento de cinco páginas bien escritas, conceptos y
situaciones que otros les insumiría cien, así como también una perfecta
muestra de su peculiar manejo del humor. Un humor brutal, por momentos
sórdido, pero eficaz como una piña de garrón


"Hay personas que están en su puesto como las escupideras en la mesa de
noche. Bien y mal. Son limpias, aporcelanadas por fuera, pero tienen
capacidad para las peores porquerías",
se lee en uno de los cuentos.
Una sentencia que vale más que cualquier aforismo berreta, y que demuestra
que se puede construir una buena oración hablando de inmundicias.
Pregúntenle sino a Roberto Musso.


Juan
Filloy
(1894-2000) es un escritor tan prolífico como ignorado. Es autor
de una pila de obras, todas ellas con títulos de 7 letras. Su novela
Caterva tuvo gran influencia sobre Leopoldo Marechal a la
hora de escribir Adán Buenosayres.






Volver