Volver   
Nota de La Gaceta  del 06/05/2007

La recuperación de un gran autor y la restauración del yo

YO, YO Y YO (MONODIALOGOS PARANOICOS)


Escrito en los años 50 y publicado por primera vez en los 70 del siglo pasado, esta nueva entrega de la Biblioteca Filloy de la editorial El Cuenco de Plata contribuye a continuar con la recuperación de las obras de uno de los grandes escritores escondidos de la literatura argentina.

"Yo, yo y yo" reúne siete (¡cuándo no, siete!) relatos, en los que un Yo aborda algunos de los temas centrales de la "modernidad" en Occidente. Los títulos hablan por sí mismos: "Yo y el arquitecto", "Yo y la Madre España", "Yo y los anónimos" "Yo y Walt Disney", "Yo y el mundo subterráneo", "Yo y los intrusos" y "Yo y la oratoria".

¿Cuál es la característica, la tonalidad de la emergencia de estos "YO"? Podríamos decir que se trata de un YO que se determina por rechazar todo lo que en los años '50 era un tono de la época: lo masivo. Este YO se resiste a la masividad, a la multitud. Se lee una resistencia a la cultura "popular" (cf. "Yo y Walt Disney"); a la arquitectura moderna centralizada en los rascacielos y a la vida hacinada en tendencia creciente (cf. "Yo y el arquitecto").

Sin embargo, su principal crítica al modelo populista del peronismo (tanto de sus primeros años 50 o de los 70) se puede leer en su diatriba al hispanismo. Filloy desmenuza el valor del supuesto Día de la Raza y el valor cultural que nos dejó España tras su conquista. A todos, los caracteriza el humor fino, sutil, como el que practicó desde siempre Juan Filloy. En todos, el Yo que emerge es un YO que se resiste a perder su identidad Yoica. Podríamos decir su "aristocrático" estatuto de YO.

Para finalizar, conviene señalar que la edición de este libro y de todos los que componen esta Biblioteca Juan Filloy se caracterizan por una delicada y cuidada edición, en la cual ese espíritu obsesivo de don Juan se mantiene redivivo. Buen trabajo de la editorial para recuperar algo de la buena literatura que permanece velada.© LA GACETA







Volver